Proclama que la misericordia es el atributo más grande de Dios.

Mi mayor deseo es que las almas Te conozcan, que sepan que eres su eterna felicidad, que crean en Tu bondad y que alaben Tu infinita misericordia.

Especialmente a ti y a todos los que proclamen esta gran misericordia Mía, Yo Mismo los defenderé en la hora de la muerte como Mi gloria, aunque los pecados de las almas sean negros como la noche. Cuando un pecador se dirige a Mi misericordia, Me rinde la mayor gloria y es un honor para Mi Pasión. Cuando un alma exalta Mi bondad, entonces Satanás tiembla y huye al fondo mismo del infierno.

Que los más grandes pecadores (pongan) su confianza en Mi misericordia. Ellos más que nadie tienen derecho a confiar en el abismo de Mi misericordia. Hija Mía, escribe sobre Mi misericordia para las almas afligidas. Me deleitan las almas que recurren a Mi misericordia. A estas almas les concedo gracias por encima de lo que piden. No puedo castigar aún al pecador más grande si él suplica Mi compasión, sino que lo justifico.

San Juan Pablo II y la Divina Misericordia

San Juan Pablo II dijo, en la canonización de Faustina Kowalska, el 30 de Abril de 2000: “Quiero transmitir al nuevo milenio y a todo el mundo este mensaje de la Divina Misericordia, para que conozcan mejor el verdadero rostro de Dios Misericordioso”.

San Juan Pablo II, ante cientos de miles de personas, dijo, en Polonia, que él rezaba continuamente esta oración del Rosario de la Divina Misericordia: ” Por la dolorosa pasión de Tu Hijo, ten misericordia de nosotros y del mundo entero”.

Por iniciativa de San Juan Pablo II han sido distribuidas millones de estampas en las que él puso estas palabras:  “Sed apóstoles de la Divina Misericordia” (Centro Romano Divina Misericordia).

“¡Sacerdotes! Haced de la Divina Misericordia vuestro programa sacerdotal en este tiempo necesitado como nunca” (San Juan Pablo II).

“Dios, desde el inicio de mi pontificado, me encargó, especialmente, difundir Su Misericordia” (San Juan Pablo II, en Collevalenza, Italia; 22 de octubre de 1981).

“La luz del Mensaje de Misericordia confiado a Santa Faustina por Jesucristo, iluminará al hombre del tercer milenio”(San Juan Pablo II, en la canonización de Santa Faustina, año 2000).

*Fragmentos extraídos del libro “Mensajes de Misericordia de Jesucristo al mundo actual”

Recuperado de: Catholic.net

¡Hola! Puede escribirnos a nuestro WhatsApp en horario de oficina: lunes a viernes de 8 a.m. a 12 m.d y de 1 p.m. a 5 p.m. y sábados de 8 a.m. a 11 30 a.m.
Powered by